La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

AlgarroboAlgarrobo

AlgarroboAlgarrobo

 

 

 

 

ALGARROBO

Algarrobo, se encuentra situado a 86 metros sobre el nivel del mar, del que dista tres kilómetros, aproximadamente. El término es accidentado y de naturaleza rocosa. Destaca el cerro de Bentomiz. El núcleo de población se alza sobre un macizo que bordeael río que lleva su nombre, que excava un profundo valle cuyas vertientes han sido aterrazadas para el cultivo de la horticultura: fresas, pimientos, tomates, etc.La influencia del río es decisiva para el término municipal. Al norte del pueblo, se comporta como un verdadero torrente estrechándose y revolviéndose en múltiples meandros, delineando y definiendo el singular perfil de los valles. Recibe aguas de pequeños arroyos torrenciales, entre ellos el de Bentomiz o Río Seco.

HISTORIA

Aunque son confusos los orígenes de Algarrobo, parece ser decisiva la llegada de los romanos, que impulsan la economía propiciando una etapa pacífica y prospera. que se deteriora con las invasiones germánicas y languidece durante la época visigoda. Son los árabes los que aportan nueva savia. Los investigadores señalan que los primeros pobladores islámicos fueron los Beni Tumi, bereberes procedentes de Argel que seasentaron en una sierra cercana al actual Algarrobo y a la que dieron nombre: sierra de Bentomiz. Este grupo etnico levantó varios pueblos en la zona, entre ellos el núcleo de Algarrobo, e introdujo e impulsó la confección dc la seda y el cultivo de las pasas, higos y almendras.En 1487, al rendirse la ciudad de Vélez-Algarrobo a las tropas cristianas, siguieron el ejemplo las villas cercanas, entre ellas Algarrobo, y sus miembros se convirtieron en vasallos de la corona de Castilla. A partir de ese momento se les llamó mudéjares.

MONUMENTOS

El trazado urbanístico de calles estrechas y pendientes denota su pasado árabe. El pueblo culmina en una explanada en la cumbre de una colina, llamada del Ejido (afueras de un pueblo común a todos los vecinos de él), en la que está enclavada la Ermita de San Sebastián, patrón del pueblo, reconstruida en 1976. Es copia exacta de la anterior, que databa del siglo XVI o XVII, y que hubo de ser demolida por su amenaza de inminente derrumbamiento.Desde esta terraza se domina un bello paisaje cuyo fondo es el mar.

La iglesia parroquial, dedicada a Santa Ana, data del siglo XVII. Es de planta de cruz latina y consta de tres naves y armaduras de madera. Hay dos camarines abiertos de crucero con yeserías de estilo rococó. Se venera una imagen de la Inmaculada en madera, de escuela granadina, del siglo XVIII, y otra de Jesús Nazareno, de Francisco 1 parroquial se conservauna Inmaculada en madera XVII, atribuida a Mena, y obras de orfebreria mayoría de las imágenes de culto, sin embargo, 1936 al haber sido destruidas las anteriores.

Las ruinas arqueológicas de Trayamar, están consideradas como los yacimientos fenicios más importantes encontrados en Occidente. En el término municipal existen dos torres vigías: Algarrobo-Costa, conocidas por torreladeada primera, de época islámica, también denominada torre del mar, y la segunda es un fortín llamada torre derecha. También se puede considerar edificio singular el Consistorio, inaugurado en 1974.

FLORA Y FAUNA

En el cerro de los Guanos se observan retamas, y de forma aislada, alguna encina. Zorros, conejos y aves de paso.

GASTRONOMÍA

No deje de probar el chivo en salsa el ajoblanco y las migas, además de los espetos de sardinas en los chiringitos de la costa y no se olviden de llevar dos docenas de la afamada tortas de Algarrobo.

FIESTAS

Fiestas locales en honor a San Sebastián, patrono del pueblo, en la segunda quincena de agosto.

PREHISTORIA

Comprobada la concentración de asentamientos humanos en el valle alto del río Vélez hace más de cien mil años, todo hace pensar que debió registrarse una evolución histórica en la cuenca del río Algarrobo, pese a que en los límites geográficos del actual término municipal que da nombre al río no sehayan podido documentar hasta el momento enclaves de yacimientos del paleolítico. Apoya la tesis anterior la indudable influencia que debió desempeñar la cuenca del río, especialmente en su desembocadura, cercana a la que se encuentra el Morro de Mezquitilla, yacimiento prehistórico, protohistórico y romano que ha sido excavado en cuatro ocasiones por el Instituto Arqueológico Alemán de Madrid, con la brillante dirección del Dr. Schubart, que ha diferenciado tres grandes fases de ocupación: poblado prehistórico de la época del cobre, poblado fenicio y asentamiento púnicoromano. La primera de estas fases representa el testimonio material más antiguo de ocupación humana en el término de Algarrobo.

Apoya la tesis anterior la indudable influencia que debió desempeñar la cuenca del río, especialmente en su desembocadura, cercana a la que se encuentra el Morro de Mezquitilla, yacimiento prehistórico, protohistórico y romano que ha sido excavado en cuatro ocasiones por el Instituto Arqueológico Alemán de Madrid, con la brillante dirección del Dr. Schubart, que ha diferenciado tres grandes fases de ocupación: poblado prehistórico de la época del cobre, poblado fenicio y asentamiento púnicoromano. La primera de estas fases representa el testimonio material más antiguo de ocupación humana en el término de Algar.

Estas investigaciones arqueológicas, si bien conciernen más directamente a los habitantes de Algarrobo, resultan igualmente interesantes para los habitantes de los términos colindantes, puesto que están encauzadas a desentrañar las incógnitas que aún guarda este poblado fenicio, que fue el primer asentamiento en suelo español de los comerciantes procedentes de Tiro.

Y si importante es el Morro de Mezquitilla para conocer nuestro pasado, no lo es menos la Necrópolis de Trayamar, consideradas como el más importante vestigio de la huella fenicia en Occidente.

Se conocen solamente un total de cinco sepulturas, de tipo hipogeo, excavadas en la roca. Se construyeron con sillares, constituídas por cámaras de planta rectangular. Es excelente la pavimentación, de losetas finas, y pasillos en rampa para bajar los cadáveres o los restos incinerados, de los han sido hallados algunos testimonios en su interior, así como ánforas de diferentes tipos junto con algunos adornos de gran valía artística y arqueológica que se encuentran en el museo de la Alcazaba de Algarrobo.

También se han encontrado restos griegos y romanos que no han sido estudiados con la profundidad que se ha alcanzado con los fenicios. Los arqueólogos datan la necrópolis en torno al siglo VIII a. de C.