La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

ArenasArenas

ArenasArenas

 

 

 

 

ARENAS

Diez kilómetros separan Vélez-Arenas de Arenas (416 m), que se halla situada al pie del cerro que corona la fortaleza de Bentomiz. El núcleo urbano se encuentra en una depresión rodeada de lomas, que la sobrepasan en 200 m excepto por la entrada de Vélez, dando laimpresión de ser el escenario de un gran anfiteatro.

Además del cerro de Bentomiz (709 m) están el de Daimalos (689 m), el Alto (627 m), el de los Guanos (533 m),el de Beas (703 m) y el de Collado (597 m). Las tierras del municipio están bañadas por los ríos Seco y Rubite, sirviendo este último de límite con el municipio de Canillas de Aceituno.

HISTORIA

Antiguamente, el pueblo se llamó Arenas del Rey en homenaje a Fernando el Católico. Parece un dato fiable sobre la historia de Arenas. Según cuenta la tradición, el monarca castellano estuvo alojado en su núcleo urbano (sin lugar a dudas, una alquería) durante la conquista de Vélez-Arenas.

Su historia, sin embargo, está íntimamente ligada a la de la fortaleza de Bentomiz, -que tanta influencia tuvo en la historia de la comarca-, ubicada en el cerro del que toma nombre y desde el que se domina no sólo Arenas, sino todos los pueblos de la zona e incluso parte de la costa. Algunos investigadores se inclinan por el origen ibero de la fortaleza o castillo, opinando que fenicios y griegos pudieron establecer allí, dada su situación de privilegio, algunos asentamientos. Posteriormente debió pasar a manos romanas, como parece indicar los baños de los que aún existen restos. Los árabes vieron en la fortaleza un bastión inexpugnable y la reedificaron. Tras la toma de Antequera en 1450, se organiza la taha (comarca) de Arenas que une sus fuerzas a las de Bentomiz para defender la Axarquía por el norte. En 1483, un ejército cristiano procedente de Antequera intenta sorprender a los moros. La empresa fracasó con graves pérdidas de las huestes cristianas al ser avistadas desde las torres de la fortaleza en la que se refugiaron los campesinos. Conquistada la fortaleza por Fernando el Católico, éste pactó con sus moradores, a los que confió su custodia. Mudéjares ya, conservaron su mezquita, su religión y sus costumbres, además de seguir siendo juzgados por sus propios cadíes. Los pobladores de la fortaleza, y con ellos se presume que también los de Arenas, se mantuvieron al margen durante la rebelión de 1500. Sin embargo, fueron piedra de toque en la de 1569 cuando Felipe II ordenó (pragmática de 1566) abolir las prerrogativas que los moriscos tenían sobre costumbres e idioma. Bentomiz fue un foco de rebeldía contumaz que prestó obediencia a Aben Humeya, rey de Granada.

MONUMENTOS

La población conserva el trazado árabe, lo que constituye de por sí un monumento. Las casas están construidas a diferente nivel, ofreciendo una curiosa perspectiva urbana. Suelen ser de dos plantas, con patio y corral para el ganado, techos altos y detalles de rejerías, vanos, remates, etc.

De sus edificios destaca la Iglesia parroquial de Santa Catalina, en estilo mudéjar, del siglo XVI. Gravemente afectada por un incendio en 1926, aún se conservan restos de su torre, alminar que fue en otro tiempo de la antigua mezquita sobre la que se levantó. En el interior existen unos frescos del pintor veleño Evaristo Guerra.

En la calle de Bola, la casa del Pincho es una muestra de la más típica arquitectura del lugar.

FORTALEZA DE BENTOMIZ

Se encuentra situada en el cerro de su mismo nombre, al sur de Arenas.Se cree que es anterior a los musulmanes con los que fue espléndido alcázar. Entre sus restos se entremezclan las épocas romana y árabe. En ella se refugió El Zagal tras ser derrotado por las tropas de Fernando V, cuando éste sitiaba Vélez y aquél vino desde Granada a socorrerla, mandando la guarnición cristiana el célebre y valiente Pedro Navarro. Confiada a los moriscos y tras haber sido un importante foco de rebeldía (1569) al prestar sus moradores obediencia a Aben Humeya, ya en manos cristianas sirvió para la defensa de la sierra y de la costa. Quedan restos de murallas y de una torre ochavada.

FIESTAS

La Candelaria los días 7 y 8 de septiembre, en las que se encienden hogueras en los campos y los mozos obsequian a las mozas con castañas y aguardiente, según la tradición, cantándose verdiales y fandangos y toques de zambombas, almireces, tapaderas y formatetes.

PEDANIA DE DAIMALOS

Continuando la ruta hacia Archez, el camino pasa por Daimalos, pedanía de Arenas de la que dista 2,5 Km. De su conjunto urbano destaca la torre de la iglesia edificada sobre la antigua mezquita, conocida como el Alminar de Daimalos y, junto a ella, una fuente árabe. Uno y otro monumento datan del siglo XII.

El antiguo alminar está construido en ladrillo y mampostería, tiene cuatro cuerpos, el segundo de los cuales presenta cuatro arquillos apuntados y ciegos. Está conectado con otros de la zona, como el de Archez.El núcleo urbano, como es característico de la zona, escalona sus casas de una sola planta en calles en pendiente que tienen su origen en la plaza de la iglesia, edificada también en el plano indicado. Es famoso en la comarca el vino de Daimalos, oloroso moscatel que siempre le dio fama.