La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Canillas de aceitunoCanillas de aceituno

Canillas de AceitunoCanillas de Aceituno

 

 

 

 

CANILLAS DE ACEITUNO

 El término municipal se extiende sobre la falda de sierra Tejeda. El núcleo de población está situado a una altitud de 645 m, desde la que se domina un paisaje espléndido, y el pico de la Maroma (2.068 m), el más alto de la provincia de Málaga. Otras alturas son las del Fuerte (1.490 m) y Rompealbardas (770 m). Sus tierras son aptas para el cultivo de viñas, olivares y una variada muestra de árboles frutales como el naranjo, la higuera, el níspero, etc.

Los ríos Almanchares y Bermuza bañan sus tierras, así como el Rubite que riega los límites de Canillas con los de Arenas y Viñuela, al sur. Las fuentes más importantes son las de la Gazuela y de la Yedra. El Bermuza nace cerca a la cueva de la Fájara y discurre en dirección sudoeste para desembocar en el río Alcaucín. En el municipio de Canillas abundan las cuevas naturales, destacando la de Fájara, situada a 4 Km de la villa.

HISTORIA
En 1569, fecha clave en la rebelión de los moriscos, se cita a Canillas de Aceituno como núcleo urbano de relevancia y perteneciente al señorío del marqués de Comares. Contaba en aquella época con un castillo con sus torres y murallas. Situado a laentrada del pueblo, dominaba los caminos de acceso. Hoy sólo queda el recuerdo y el nombre de una calles del Castillo.
El pasado, sin embargo, parece relacionarse con fenicios y romanos, dada su privilegiada situación y su cercanía a la sierra de Bentomiz, así como el origen árabe de su nombre, Canilla Azzeitun, que significa los olivares. Y árabes son los restos más importantes hallados en el término.
En Canillas vivía el monfí Andrés el Xorairán, nacido en la cercana Sedella, que encabezó el asalto a la venta de Pedro Mellado, situada al pie del puerto de Zalia (Venta Baja del término de Alcaucín), que fue el hecho que prendió la mecha en la Axarquía. El Xorairán y su grupo se refugiaron en la sierra, eludiendo la persecución del justicia mayor de Vélez, el bachiller Pedro Guerra, desde donde realizaban ataques esporádicos a convoyes y pueblos cercanos.
Luis Méndez, regidor morisco de Canillas, consiguió apaciguar los ánimos, pero no pudo lograr detener con sus buenas formas (dicen las crónicas que era hombre prudente y mucha su influencia) al justiciero veleño que entró en el pueblo y, sin hacer distinciones, prendió a ocho moriscos, entre los que se contaba el propio Luis Méndez, y los trasladó a Vélez donde sufrieron tortura y le fueron confiscados sus bienes. Esta injusticia provocó el levantamiento que acabaría dominado por las tropas de Arévalo de Zuazo, regidor de Vélez, en la batalla del Peñón de Frigiliana, lugar donde se agruparon los rebeldes.
Como castigo, Canillas quedó casi destruida y despoblada y su castillo arrasado por orden de Felipe II en 1571. La villa recuperó su vitalidad tras las repoblaciones decretadas por el monarca castellano.

MONUMENTOS
El paisaje urbano de la villa, el trazado de sus calles y la disposición de las casas hacen pensar de inmediato en su origen morisco. Como otros núcleos de población de la zona, en Canillas de Aceituno no existen plazas. Lo sinuoso y estrecho de sus calles sólo dejan espacio para ensanches. En uno de éstos están el Ayuntamiento, pintoresca muestra de la arquitectura popular, y un edificio que se llamó Casa de los Diezmos, también conocida como Casa de la Reina Mora, que conserva una torre abierta con arcos geminados ciegos, de estilo mudéjar.
Iglesia parroquial de Ntra. Sra. del Rosario, situada en la parte alta del pueblo y desde cuya terraza se domina un bello paisaje. Construida sobre el solar de la antigua mezquita en el siglo XVI, su estilo es gótico-mudéjar. Fue reformada en el XIX. Tiene una torre situada en cabecera que se inicia en base cuadrada y termina en figura octogonal. En su interior, dos capillas barrocas del siglo XVIII, una imagen de la virgen de la Cabeza, con atributos de plata del XVIII y XIX, un lienzo pintado al óleo con tema de la Piedad de finales del XVII, y tres esculturas de tamaño mediano:
San Antón, del XVII; San Francisco Javier, con influencias de Zayas, comienzos del XVIII, y un San Antonio, del círculo de Mena, de finales del XVII. En la sacristía se conservan importantes piezas de plata.
Existen restos musulmanes del castillo situado en la plaza de su mismo nombre. Pero el verdadero espectáculo lo ofrece el pueblo en la decoración de sus calles, donde las flores ocupan un importante lugar pudiendo ser consideradas como elementos intrínsecos de su arquitectura.

FLORA Y FAUNA
Por encima de los 1.000 metros aparecen encinas y algunas especies de pinos de repoblación (pinos de Alepo), y en lugares más altos, ejemplares de tejo (de donde parece derivar el nombre de la sierra), el arce y el espino majoleto.
Respecto a la fauna son las aves de montaña las que ostentan la mayor representación, destacando el águila real y el búho real. Existe una importante colonia de cabra montés, que ha motivado la declaración de sierra de Tejeda, junto con la de Almijara, como Reserva Nacional de Caza Mayor.

FIESTAS
El último domingo de abril se celebra una fiesta en honor de la Virgen de la Cabeza, en la que se reparte morcilla y vino moscatel gratis

GASTRONOMÍA
El guisado de hinojos, las migas, el chivo al vino y una sopa de tomates.

ARTESANÍA
Hay especialistas en la fabricación de enseres de esparto.

FIESTAS
El último domingo de abril se celebra una fiesta en honor de la Virgen de la Cabeza, en la que se reparte morcilla y vino moscatel gratis. También se festeja a San Isidro el 15 de mayo y hay fiestas veraniegas durante la segunda semana de agosto.