La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

IznateIznate

IznateIznate

 

 

 

 

IZNATE

El núcleo urbano ha sido levantado cerca del nacimiento del río lznate, que desagua en el río Benamargosa. Su altitud es de 310 m sobre el nivel del mar y está a 14 Km de Vélez-Málaga y a 35 de Málaga por la carretera de Cajiz.
Baña sus tierras el río lznate y el punto más alto del pequeño municipio es el cerro llamado la loma del Barco o del Melonar (463m).

 

 

HISTORIA
No son muy claros los orígenes de Iznate. Sin embargo, se sabe que en tiempos remotos disfrutaba del privilegio de behetría, lo que otorgaba a sus vecinos el erecho a elegir por señor a quien quisieran, como únicos dueños que eran del poblado.
Su nombre procede del vocablo árabe hisnat, que significa castillo, o Hins Aute, lo que se traduciría por castillo de Aute. Se cree que fue la cuna del famoso caudillo Muladí Omar ben Hafsun, tantas veces citado, que los historiadores fechan en el año 879, aunque hay quien afirma que fue la serranía rondeña (Parauta) su lugar de nacimiento.
La villa se rindió a los Reyes Católicos al mismo tiempo que Vélez. Su participación en la rebelión de los moriscos fue duramente castigada, quedando casi despoblada, pues apenas contaba 90 vecinos hasta que en 1574, y por orden de Felipe II, el bachiller Pelcíez llegó en comisión de servicio para hacer un reparto equitativo de las tierras y heredades de la jurisdicción entre los repobladores que llegaron de Antequera, Estepa y otras ciudades del interior, componiendo un total de 59 familias, distinguiéndose entre ellas las del capitan Iñigo Arroyo, la de Pedro Luque y la de Bernardo Santiesteban.
En la actualidad lznate, como todos los pueblos del interior de la Axarquía, basa su economía en la producción agrícola, siendo su fuerte la producción de aguacate y pasa. El paisaje es de gran belleza con sus casas y paseros.

MONUMENTOS
El núcleo urbano recuerda la presencia árabe por la trama morisca de sus calles en pendiente y numerosos recodos. La plaza principal ordena el trazado y se adorna con mosaicos pintorescos. El panorama que se divisa desde el pueblo es de una gran belleza.
De los edificios destaca la iglesia parroquial de San Gregorio VII, del siglo XVI, cuya fachada fue remodelada en el siglo pasado. En su interior, un óleo de San Francisco de Paula que se atribuye a Zurbarán (siglo XVII). Asimismo, una Inmaculada en madera policromada del siglo XVII.

FLORA
Matorral mediterráneo: bolinas y retamas y algunos algarrobos. Y en los taludes, la acedera, la corregüela y el guisante.

GASTRONOMÍA
Sopa de maimones, y como dulces, el pestiño. El día de la Cruz (3 de mayo) se suele preparar el hornazo.

FIESTAS
Viernes de Dolores, fiestas patronales, y el 13 de junio, San Antonio. En mayo alcanza gran resonancia la festividad de la Cruz, y en Agosto, sin día fijo, fiesta del emigrante.

TRACA POR EL RESUCITADO
El Domingo de Resurrección es día grande en lznate. Fieles a la adición cuyo origen no es preciso, en la ermita es escondida una imagen la del Niño Jesús que un grupo de vecinos, vestidos como los apóstoles, buscan una y otra vez, hasta tres en total, de acuerdo con un rito que escenifican con gran devoción.
Finalmente, la imagen es hallada y estalla la alegría que se traduce en el disparo de cohetes, de escopetas de caza, etc. Los vecinos recurren a todo aquello que haga ensordecedor estruendo.

PEDANIA DE CAJIZ

Próximo a Iznate y en la ribera del arroyo Cajiz se encuentra la pedanía veleña del mismo nombre. Es un pequeño núcleo urbano en desnivel surgido en torno a la iglesia parroquial de San José, único edificio notable. El templo parece datar del siglo XVIII y es de reducidas dimensiones al haber perdido sus naves laterales. La fachada es de gran simplicidad.
Las viviendas son de una planta y con cubierta de teja árabe. En Cajiz se cultivan productos típicos de la huerta. Cerca de Cajiz abundan los aguacates, que van desplazando al cultivo tradicional de almendros y olivos. También quedan algunos árboles de moreras, restos de una tradición en la sericultura que en otros tiempos fuese importante industria de la comarca. El paisaje nos va ofreciendo campos cubiertos de viñas, algunas encinas, olivos y algarrobos.