La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

La ViñuelaLa Viñuela

La ViñuelaLa Viñuela

 

 

 

 

LA VIÑUELA

 

La Viñuela esta situada a 131 m de altitud sobre el nivel del mar y a 14 kilómetros de Vélez-Málaga. El terreno es accidentado, destacando los cerros denominados Agudo (558 m), Encinas (344 m), Mangamasa (402 m) y de la Negra (271 m), considerado como un símbolo emblemático del pueblo, que cruza el río Salia, mientras que en el término lo hacen los ríos Guaro, sobre el que se ha construido el embalse, y Seco.
Cerca de la población se encuentra la presa. La importancia de este embalse es la de ser el principal punto de suministro de agua para la Axarquía. Recibe el agua del rio Guaro, así como sus afluentes: los ríos Sabar, Benamargosa, y Salia. Ha sido construida sobre el cauce del río Guaro, tiene a su izquierda la barriada de los Romanes, y abarca 700 Hectáreas. Su capacidad es de 170 millones de metros cubicos, abastece las poblaciones y permite la mejora de riego de más de 2.700 hectáreas de tierras de cultivo.

HISTORIA
El núcleo de población data del siglo XVIII y fue su origen un cruce de caminos que se hallaba en la ruta Vélez-Málaga Granada. En aquellos tiempos era intenso el tráfico que registraba La Viñuela con el ir y venir de todo tipo de medios de locomoción, especialmente carruajes.
En el lugar que hoy ocupa el núcleo principal existía una venta que pronto se convirtió en una gran posada, parada y fonda donde reponían fuerzas cuantos viajeros utilizaban la antigua calzada. Con el paso del tiempo fue surgiendo en torno a la venta un núcleo de población que dio paso a la Viñuela actual. La venta, llamada La Viña, puede ser considerada como la primera casa del pueblo, siendo el embrión de su cercana historia.
Sin embargo, existen indicios de asentamientos anteriores. En su término han sido hallados restos de grandes orzas para almacenar el aceite, así como grandes muelas para triturar aceitunas. Estos hallazgos hablan por sí solos de la importancia que ya tenía el aceite en esta zona en la época romana y donde debió existir algún ingenio para su fabricación.

MONUMENTOS
Iglesia parroquial de San Miguel, edificada en el siglo XVI, y, junto a ella, la antigua venta que dio origen al pueblo y que está muy bien conservada. En la misma calle, que era el camino que seguían los arrieros, y frente a la iglesia, el Ayuntamiento.
A escasa distancia se encuentra la presa de la Viñuela, de reciente construcción, embalse cuyas aguas han supuesto un cambio beneficioso en la agricultura de la Axarquía.
Dominando la presa, a 465 m de altitud, la barriada de Los Romanes es un excelente mirador desde el que se domina un paisaje de gran belleza.

FLORA
Matorral mediterráneo y encinas.

GASTRONOMÍA
En Semana Santa suele cocinarse un potaje especial. Otros platos de la cocina de Viñuela son el gazpacho y el gazpachuelo, y en el capítulo de dulces, las tortas de aceite, los roscos de vino y las tortitas de limón.

ARTESANÍA
Existen tres maestros de la fragua y forja , un hojalatero y un especialista en artículos de caña.

FIESTAS
En la última semana del mes de julio, fiestas en honor de la Patrona, la Virgen de las Angustias, y el primer fin de semana de mayo, romería de San José, patrón del pueblo, que se celebra en el entorno del embalse. Feria de la Pasa en septiembre. El 15 de agosto, festividad de la la Virgen Milagrosa en la barriada de Los Romanes.

PROMESA CUMPLIDA
La Patrona de Granada, Ntra. Sra. de las Angustias, lo es también de Viñuela. La historia se remonta a finales del siglo XIX.
El alarife que construía la carretera, que era de Granada, había prometido levantar una ermita en honor de la Virgen de las Angustias si la obra terminaba sin contratiempos.
Así ocurrió y, fiel a su palabra, la construyó a dos kilómetros del pueblo, cerca de la carretera, donde fue entronizada una imagen de la Patrona granadina que hizo traer desde la capital de la Alhambra. Desde entonces, los vecinos la adoptaron como patrona.
Todos los años, la imagen es trasladada entre muestras de fervor popular desde su ermita a la iglesia del pueblo. Hasta hace unos años, llegaba en romería el 19 de julio y regresaba a su ermita el 21 del mismo mes. Los viñoleros consideraron que era poco el tiempo de estancia de la imagen en la iglesia y lograron alargarlo hasta la Feria de la Pasa, que se celebra en septiembre.