La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

MacharaviayaMacharaviaya

MacharaviayaMacharaviaya

 

 

 

 

MACHARAVIAYA

Macharaviaya dista 27 Km de Málaga y 25 de Vélez, y está situado sobre un conjunto de colinas en forma de anfiteatro. Su altura máxima es el cerro de la Capellanía (481 m). El núcleo urbano se encuentra a 235 m sobre el nivel del mar. Recibe las aguas del arroyo Ibero, que nace en la pedanía de Vallejo y pasa por Benaque para desembocar en el Cajiz.

HISTORIA
Es incuestionable su origen árabe. Se trataba de un mashar hispanomulsumán o alquería (mashar de Abu Yahya). El establecimiento del núcleo pudo haber sido anterior a la llegada de los mahometanos, pues según consta en el archivo municipal, un crucifijo antiquísimo estuvo conservado 700 años durante la invasión musulmana en una cueva llamada de la Hiedra.
La fundación del pueblo data de 1572. La iglesia parroquial, sin embargo, fue edificada en 1505 y puesta bajo la advocación de San Jacinto, que más tarde será reconstruida con la financiación de la familia Gálvez.
Durante el siglo XVII, Macharaviaya lleva una vida próspera basada en la economía del cultivo de la vid. Un siglo después la familia Gálvez (Matías, José, Miguel, Antonio y Bernardo) se lanza a la aventura americana. Bernardo de Gálvez fue nombrado marqués de la Sonora, virrey de las Indias. Esto supuso un importante empuje para la economía de la villa.
La huella de la familia Gálvez, cuya influencia dio origen a que a Macharaviaya se la conociera como el pequeño Madrid, se reflejó en la reconstrucción de la iglesia, el impulso a la agricultura y en la instalación de la Fábrica de Naipes, que poseía el monopolio de este producto para su venta en América. El edificio de la antigua fábrica está hoy habilitado para uso residencial.
Pese a ser importante lo citado anteriormente, la aportación de los Gálvez a la mejora del municipio fue decisiva: compraron el suelo del núcleo y los ruedos para posteriormente cedérse los al municipio, con lo que el Ayuntamiento posee hoy día una importante masa patrimonial de suelo.
Otro Gálvez, Matías, vizconde de Galveston, fue virrey de Nueva España y legó su nombre a Tejas. Le sucedió en el virreinato su hijo Bernardo, conde de Gálvez, que desempeñó un importante papel en la independencia de Estados Unidos. Por su parte, Miguel fue embajador en Prusia y en Rusia en tiempos de Catalina la Grande, introduciendo el vino malagueño en las cortes europeas. Y Antonio fundó el Departamento Marítimo de Cádiz.

MONUMENTOS
Iglesia de San Jacinto, reconstruida en 1783. Presenta planta en cruz latina de una sola nave, destacando el crucero en plata y alzado. Destacan la portada y la cripta-panteón que se encuentra bajo la iglesia y en la que existen estatuas de miembros de la familia Gálvez. A la salida del pueblo hay un templete de carácter conmemorativo que recuerda las donaciones de la familia Gálvez a la población.

FLORA Y FAUNA
Matorral mediterráneo. En los cauces, secos la mayor parte del año, adelfas, ricinos, cañas, zarzamoras y granados. En las zonas bajas destacan cultivos hortícolas.

GASTRONOMÍA
Maimones, gazpachuelo y uvas en aguardiente.

ARTESANÍA
Fernando Rueda recoge la presencia de dos ceramistas. Es importante el Telar, donde se hacen tejidos a mano.

FIESTAS
Semana cultural, del 4 al 12 de agosto, que coincide con la festividad del patrón, San Bernardo. Se organizan exposiciones de pintura, cerámica y fotografía y se celebran reuniones de cante flamenco y bailes regionales, así como de música clásica y teatro y una verbena popular.
Macharaviaya ha sido elegida como residencia por numerosos artistas, entre los que se cuentan pintores, ceramistas y escritores.

SALVADOR RUEDA Y BENAQUE
El caserío de Benaque se adapta a la cumbre de la loma y dista 2 Km de Macharaviaya. El pequeño núcleo se desliza para recogerse en una pequeña plaza que hay tras la iglesia, interesante edificio de tipo mudéjar del siglo XVI. cuya torre es el antiguo alminar que correpondía a la antigua mezquita sobre la que fue levantada.

En Benaque nació el 2 de diciembre de 1857 Salvador Rueda, en una casa pobre, como contaba el propio poeta que fue coronado Poeta de la Raza en Cuba en 1910. Salvador Rueda, además de la poesía, escribió teatro, novela y ejerció el periodismo. Murió en Málaga el 1 de abril de 1933 en su casa de la Coracha. Su casa natal en Benaque ha sido convertida en museo.