La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Canillas de Aceituno - La MaromaCanillas de Aceituno - La Maroma

 

Canillas de Aceituno - La Maroma

La longitud del recorrido es de unos 23 Kms. ida y vuelta. La duración se estima entre 7 y 9 horas sin descanso. Esta ruta esta considerada muy dura, de largo recorrido y hay que salvar una desnivel de 1.400 m.

La época recomendable normamente suele ser en primavera e invierno cuando esté la sierra nevada. El agua podemos encontrarla en los Hitos nº 2 y 4. El material adecuado para esta ruta, estaría formado por, botas de montaña. Abrigo dependiendo de la estación. En verano es factible el pantalón corto. Si hay nieve es recomendable las gafas de sol, botas impermeabilizadas y calcetines de repuesto.

Este es el clásico itinerario para la ascensión a la Maroma, y que antaño se utilizada para acarrear hielo a esta localidad mediante borricos, desde la Casa de la Nieve cerca de la Maroma. El hielo se utilizaba para la confección de helados.

Hay dos sendas que desde Canillas del Aceituno conducen al pie de la loma de la Maroma (Los Charcones) a unos 1.400 m. de altura; una que circula sobre el propio Collado de la Rábita (senda A), y otra que sucesivamente penetra en dos cañadas bordeando el Collado de la Gitana y de la Rábita (senda B). La segunda es más larga y se encuentra en peor estado que la segunda, pero aporta una ascensión de mayor riqueza paisajística y botánica que la senda A, ofreciendo bellísimas perspectivas del gran farallón de la Rábita y surcando preciosas cañadas teñidas por el verde del pino carrasco y negral.La senda A es más corta y mejor señalizada que la senda B, además presenta dos puntos de aprovisionamiento de agua que para la ascensión es agradecida. Sin embargo el recorrido se realiza sobre terrenos con vegetación de talla arbustiva y la panorámica de la ruta es de cierta monotonía. De cualquier modo, se recomienda acometer el itinerario por la senda A contando con el avituallamiento de agua, y volver por la senda B cuando en la bajada las vistas ofrecen una mejor perspectiva y se pueden disfrutar con mayor sosiego.

Descripción de Recorrido.

Desde la localidad de Canillas de Aceituno y tomando como referencia la Plaza del Pueblo, subiremos por la calle que da a la Iglesia y donde se sitúa una fuente. Esta se tomará rápidamente en callejuelas empinadas, por donde accederemos hasta dejar las últimas casa del pueblo y lleguamos a un pequeño camino terrizo que linda con un corral de cabras (hito 1). En este hito se divisa perfectamente la vereda (senda A). que en principio atraviesa una acequia y en pocos metros nos adentraremos en un pinar. Continuando la subida accederemos a la Rábita (hito 2), una pequeña adecuación donde se sitúa una fuente y una pequeña gruta protegida por un murete de piedras. El topónimo de la Rábita se debe a que según cuenta la leyenda, era un antiguo centro de peregrinación musulmana donde se rendía culto a unos santones, cuyas tumbas se encontraron en unas minas de allí.

Continuando por la senda llegaremos al hito 3 que coincide con el hito 5 del anterior itinerario, donde converge la senda procedente de Sedella. Esta primera incursión muestra un paisaje yermo que poco a poco va tomando la panorámica intimidadora de la mastodóntica Maroma. A pocos minutos de camino accederemos al Barranco del Dinosaurio donde se sitúa la Fuente Agria (hito 4), último punto fijo de aprovisionamiento de agua, ya que hasta la Maroma el único manantial que se sitúa cercano es la Fuente del Asa y es de carácter temporal.

Desde la fuente Agria subimos a un pequeño collado donde nos encontramos con un nuevo cruce de sendas (hito 5), siendo la descendente la senda B la que cogeremos para el camino de vuelta.
A partir de este punto los porcentajes de subida son considerables, pero el bello trazado de la senda y las vertiginosas vistas al Sur que realicemos en los descansillos, nos harán la escalada más llevadera.

En esta ascensión, se producen los cambios botánicos más drásticos, iremos desalojando los últimos reductos de pinares para pasar a una vegetación herbácea almohadillada y espinosa típica de alta montaña. Hay tramos que debido a la existencia de un suelo de roca pura, sin tierra alguna, el paraje se torna desnudo y desolador.

Poco antes de la cumbre pasaremos por unos muros derruidos y unos pluviómetros abandonados, que corresponden a la antigua Casa de la Nieve, donde era consevada en sus neveros para su posterior traslado a las villas. El monolito de la Maroma (hito 6) que indica el punto más alto de Sierra Tejeda se sitúa a unos quinientos metros. Una vez ubicados en el vértice geodésico de la Maroma encontraremos unos buzones de la Sociedad Excursionista de la Axarquía.

En el camino de vuelta hasta la llegada al hito 5, nos sorprenderá el contraste entre la panorámica esquelética del propio camino y la repentina vista de los montes que reposan a nuestros pies. Las primeras estribaciones que se vislumbran son un par de collados colmados de incesantes pinos, donde resalta el imponente farallón de la Rábita que con pose real domina todo el entorno. La senda B que nos llevará hasta Canillas sorteará estos dos collados.

Una vez ubicados en el hito 5, tomaremos la senda B o la de la derecha, que en primera instancia bordea el Collado de la Gitana para posteriormente bajar a la Cañada de los Charcones entre una recóndita espesura de pinos, que hasta oculta los rayos del sol. En este enclave observaremos una vereda que cruza el seco lecho del arroyo y se dirige al Collado de la Torrecilla.

A continuación subiremos una pequeña loma para después en una bajada prolongada acceder al lecho del arroyo que encaja entre el Collado de la Rábida y el de la Gitana (hito 7). Una vez pasado el lecho del río tropezaremos con una senda, tomando su tramo derecho y descendente, ya que el ascendente sube al Collado de la Rábita.

Este último trayecto bordea la impresionante fortaleza de la Rábita en todo su perímetro hasta llegar a un carril terrizo (hito 8) que nos conduce hasta Canillas de Aceituno por el cementerio.

Descripción por hitos.


Hito 1: Corral de cabras situado en la zona más alta del pueblo de Canillas de Aceituno. Comienzo de la senda y del recorrido.
Hito 2: La Rábita. Fuente y refugio natural. 
Hito 3: Collado de Almanchares. Cruce de veredas. Tomar senda derecha.
Hito 4: Fuente Agría.
Hito 5: Los Charcones. Cruce de veredas. Tomar la derecha ascendente.
Hito 6: Pico de La Maroma (2.065 m.).
Hito 7: Cruce de sendas cerca del lecho del río. Tomar senda derecha descendente.
Hito 8: Carril terrizo que nos lleva hasta Canillas.
Flora y Fauna.

Desde el comienzo del itinerario predomina la vegetación de tipo matorral termo y mesomediterráneo: adelfas, pinos carrascos, palmitos, jarales, gayombas, aulagas, matagallos, romero, tomillo, sanamuda, etc. A partir del hito 4 y hasta los 1.600 m. tenemos arboledas de pinos carrascos con matorral termomediterráneo y del piso mesornediterráneo como lentiscos, espinos, jaras, espantalobos, majuelos, etc.

A partir de esta cota predomina la vegetación herbácea como los piornos, lastones, genistas, meaperros, lavandas, alhucemas, etc. Entre los arbustos pueden aparecer arces, sabinas, majuelos, etc.

Bajando por la cañada de los Charcones y bajo el tajo de la Rábita tenemos arboledas de pinos carrascos y en menor medida algunos bancales de pinos negrales.

Por las cercanías de Canillas se puede encontrar camaleones. Como mamíferos de importancia es fácil observar a las cabras monteses y en menor medida ginetas, topos, tejones, gatos monteses y hurones etc. Tenemos aves como el gavilán, azor, petirrojo, curruca, pinzón, arrendajo, ruiseñor, águila culebrera, águila real, águila calzada, buho real y chico, lechuza, carabo, autillo, mochuelo, etc.

Geología

El itinerario recorre en toda su totalidad mármoles grises lajeados y karstificados del periodo geológico triásico. Esta karstificación se desarrolla en algunos casos en discontinuidades, originando simas y cavidades. En algunas zonas estos mármoles están muy milonitizados originando pedregales de cantos astillosos.